Blog

Artículos Recomendados

Consideraciones sobre la educación de los niños en la fe [3]

“Desde la tierna infancia, Chiara es invitada a escuchar en su corazón “una vocecita”; le explican que es la voz de Jesús y le inculcan que es importante escucharla para poder actuar haciendo el bien”. 

Un día su “madre le propone dar algunos juguetes a los pobres: a lo que Chiara responde: “¡No, que son míos!”. Poco después, en medio del silencio, se oye una vocecita que repite, mientras elige sus juguetes: “Este sí, este no… Y explica a su madre las razones de su elección: “No puedo dar juguetes rotos a unos niños que no tienen”.[1]

Los padres de Chiara, con la sabiduría de Dios, fomentaron en su hija la actitud dialogal con Jesús y la importancia de atender y escuchar la voz de Jesús.

Me contaba una mamá que su niña pequeña de 1 año y 6 meses cada vez que sus papás nombran en la oración a Jesús y María, ella los señala en las imágenes con su dedito, algunas veces le tira besos o besa la imagen. Incluso cuando se levanta, va antes que sus padres al altarcito donde están las imágenes y los señala.  Es como su oración espontánea a su corta edad, el saludo de la mañana al levantarse. 

Cabe destacar que cada familia es creativa a la hora de educar a los hijos en la fe. El Espíritu Santo le inspira a cada una lo necesario para ofrecerlo a sus hijos. En un ambiente de sencillez y con toda naturalidad, espontáneamente, así como lo van recibiendo. Sin exageraciones ni rigideces de ningún tipo.

A modo de ejemplo presento algunas ideas, entre otras, llevadas a cabo por un matrimonio cristiano para educar a su niña de 1 año y 6 meses:

  • “Para almorzar, cenar, cantamos una canción muy cortita para bendecir los alimentos…y aunque todavía no habla, tararea la melodía, aplaude con alegría y dice amén.

 

  • A veces mientras jugamos o vemos algo en la calle bonito le decimos esto lo hizo Dios y le contamos una historia improvisada.

 

  • Mientras nosotros oramos, ella mira unos libritos de oración para niños que son especiales porque no juega todo el tiempo con ellos, sino solo cuando nos sentamos a hacer oración o cuando estamos en la Santa Misa. Intentamos que aprenda a cuidarlos como libros especiales, dándoselos en momentos especiales para que luego pueda respetar el Libro Sagrado: La Biblia.

 

  • También celebramos de manera sencilla, pero especial algunas fechas: el día de su Santa hicimos galletitas y pensamos continuar como forma de evangelización, vimos la vida de esta Santa en dibujitos de EWTN. También celebramos   el día de su bautismo.”

 

Como podemos apreciar las posibilidades de educar en la fe son tantas como el Espíritu las inspire.

 

Daniela Beltrán

Lic. en Psicología - UDELAR

Especialización en Logoterapia - CELAE

Actualmente cursando el Máster en Educación Familiar - IEEE

 

 

[1]  Carta del 30 de mayo de 2013, Abadía San José de Clairval.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Contador

Flag Counter

Quien está en línea?

Hay 58 invitados y ningún miembro en línea

Newsletter

* No venderemos su ID de correo electrónico