El ejercicio de la voluntad y las afecciones desordenadas en San Ignacio

Entrando de lleno en los Ejercicios Ignacianos, en la primera anotación, San Ignacio expresa claramente el fin de los ejercicios espirituales, cito al autor: